La Ley de Prensa e Imprenta de 1966 hace  responsable de las opiniones vertidas en un medio a su editor. Además, los artículos 27, 28, 29 y 30 del Código Penal establecen una responsabilidad en cascada (“escalonada” dice el Código) empezando por el que ha redactado el texto (el que ha hecho el comentario); si este se ha podido encontrar. Pero si no se ha podido identificar al autor del comentario, el responsable es el “director de la publicación”. Por otro lado, la Directiva europea sobre el Comercio Electrónico del año 2000, así como los artículos 14, 15 y 16 de la Ley 34/2.002, del 11 de julio (la LSSICE) dictan que no se puede considerar al prestador de servicios (el autor del blog, que publica) responsable de los comentarios de un tercero, mientras no tenga un conocimiento efectivo de que la actividad o información sea lesiva para otro. Esta última es la que suele predominar. Además, esta sentencia afirma que los bloggers que tienen su web abierta a comentarios de terceros no tienen el deber de convertirse en policías de servicio 24 horas para vigilar el comportamiento de sus usuarios en todo tiempo y hasta las últimas consecuencias. Pero si el afectado por alguno de tus comentarios o de los comentarios que hay en tu blog te notifica que se está viendo afectado o insultado por estos, debes actuar al respecto, o de lo contrario, puede haber consecuencias nefastas.

Para prevenir esto, sería conveniente incluir en el blog un sistema de comunicación directa y privada con su autor (formulario de contacto o mail que será revisado diariamente). Además, se puede crear una página estática donde aparezca un aviso sobre que se eliminarán ciertos tipos de comentarios o se podría establecer una pequeña cláusula de exención de responsabilidad por los comentarios vertidos por tus usuarios. También es bueno ir revisando de vez en cuando los comentarios, eliminar los nocivos y contactar con los autores de ciertos comentarios que nos provoquen dudas.

Otra solución es configurar los comentarios del blog para que ciertos usuarios deban pedir permiso a su autor para comentar, o directamente, que comentarios que incluyan unas palabras específicas no se puedan publicar.

Para completar esta información, visitar Bloguismo.com.

 

Anuncios